martes, 19 de julio de 2016

Hablemos de: Animadores excéntricos (Parte 1)

El mundo de la animación es variado y muchas veces excéntrico. Entre la enorme cantidad de profesionales del medio, varios se han destacado, ya sea como guionistas, dibujantes, storyboarders, etc. Nombres como Chuck Jones, Tex Avery, Walt Disney, Hanna-Barbera, Hayao Miyazaki, Richard Williams, Nick Park, entre muchos otros.

Entre todos estos genios, hay algunos que se destacan por su... excentricidad, por decirlo así. Gente distinta al resto, que marca sus propias y desquiciadas reglas por donde van. Y hoy hablaré un poco de algunos

El primero es John Kricfalusi, creador de Ren & Stimpy, uno de los primeros Nicktoons. Además de ser transgresora y un homenaje a la animación clásica, Ren & Stimpy, las historias del perro psicópata Ren Hoek y el estúpido gato Stimpy, inició solito el género de gross-out show, o programa de asquerosidades, que luego todos en los 90 y 2000 tratarían de imitar.
John K. fue pupilo de Ralph Bakshi, del que ya hablaré, y ambos trabajaron juntos antes de R&S. De allí cogió el estilo de deformar los cuerpos de sus personajes y darles personalidades de verdad. Con el tiempo, Ren & Stimpy se volvió más desquiciado, brutal y perturbador (y su relación algo más homosexual), al punto que los ejecutivos de Nickelodeon se asustaron y empezaron a meter cortes y censura al programa. El episodio Man's Best Friend fue el detonante para que Nickelodeon despidiera a Kricfalusi, tras una escena en la que Ren da una salvaje paliza a su dueño George.
No me gusta Ren & Stimpy. No me gusta su humor. Y John K. puede ser irritante a veces, con su tendencia a infravalorar todo lo que no sea animación de los años 40 y 50. Pero admiro su integridad: siempre defendió su programa y sus historias ante Nick. Además, jugaba con los convencionalismos y artefactos de las historias, como en Stimpy's Son: Stimpy se tira un pedo y cree que es su hijo, lo pierde y trata de encontrarlo. Jugando con las convenciones, la música y los efectos, la historia es casi conmovedora: John K. lo hizo para criticar películas de buenos sentimientos como E.T. o Bambi, que engañaban a la audiencia con dichos trucos.
Actualmente se dedica a trabajos freelance, como videos musicales o arte promocional y pequeños cortos. Y creó la primera serie animada sólo para Internet. Tiene un blog, John K. Stuff, donde pone tutoriales y rants.
La escena culpable del despido.


SEGUIMOS con Don Hertzfeldt, animador californiano de 40 años y ganador de 250 premios en festivales alrededor del mundo, dos veces nominado al Oscar a mejor corto animado, y alabado por miles como uno de los mejores animadores de la historia.
¿Algo más?

Hertzfeldt es creador de cortos y filmes animados como Rejected, The Meaning of Life, la trilogía de películas It's such a beautiful day (incluida casi siempre entre las mejores películas animadas de todas) y World of Tomorrow. En todas, el tipo lidia con problemas psicológicos, depresión, abandono, el amor y la desesperación humana. Combina técnicas como el stop motion o la improvisación. Don hace sus películas y cortos solo y con escasa ayuda, a mano y en técnica tradicional (hasta 2010, al menos), grabando sus dibujos uno por uno con una cámara de 35 mm y editándolos en solitario. Al contrario que John K., que cree que los dibujos son más importantes que la historia, Don es un defensor de la narrativa: "puedes dibujar con crayones cómo un cuadrado azul se enamora de un triángulo rojo, y todos terminarán llorando de emoción si sabes cómo contarlo" dijo una vez.

El hombre odia la publicidad y las corporaciones ("La idea no es hacerlo por dinero, sino hacer buenas películas: lo haría si fuera rico, y lo haría si fuera pobre"), y nunca ha hecho campaña para ninguno de sus filmes. Con 20 años ya había ganado treinta premios en festivales independientes. Y aceptémoslo, cuando haciendo figuras de palito llegas a Sundance y los premios de la Academia, usando sólo tu talento y  trabajo arduo, es que lo has hecho en grande.
Abajo, el gag que hizo para el opening de Los Simpsons:


Y para cerrar por hoy, está Jan Svankmajer, octogenario checo y animador genial, creador de cortos brillantes como Food, Jabberwocky o Alice (su particular visión de Alicia en el País de las Maravillas). 
Svankmajer lleva cincuenta años en el oficio. Su esposa Eva Švankmajerová, pintora surrealista, lo ayudaba con los fondos y la animación hasta su muerte en 2005. La animación de Jan es stop motion con plastilina y arcilla, con movimientos bruscos y exagerados deliberadamente para causar incomodidad y miedo, y al mismo tiempo resultar chistosos. En sus filmes los sonidos casi siempre son exagerados, y a partir de los 80 empezó a experimentar combinando live-action con animación. 
Sus cortos y películas son una colección de surrealismo, humor negro e imágenes de oscuridad incomparables. Dijo de su adaptación de Alicia: "todas las versiones hacen que sea un cuento de hadas. Pero es un sueño. Un sueño sin moral."







No hay comentarios:

Publicar un comentario